martes, 6 de enero de 2015

Todo esta en el dia a Dia (Graciela)

Mi historia vegetariana no es larga, me animo a compartirla porque disfruto de leer también el testimonio de otros.
Hace 6 años mi vida sufrió una violenta sacudida; así lo sentí cuando luego de estudios de rutina resultó que tenía cáncer de tiroides. Un poco antes de eso, había pasado una cirugía por un “simple lunarcito” en el rostro que resultó cáncer de piel que decidió re-aparecer para acompañar al de tiroides…. resumiendo: 4 cirugías en 3 años, una gran cicatriz en el rostro, otra en el cuello y algunas otras delicias asociadas. En fin, agua que pasó bajo el puente, las cicatrices ya ni se notan.
Gracias a esa experiencia tuve oportunidad de reflexionar mucho en mis hábitos de vida y replantearme otras cosas. Hoy puedo decir que esa experiencia fue una bendición, aunque entonces no lo veía.
Decidí poner en práctica lo que en teoría había sabido toda mi vida, que la alimentación a base de vegetales es la mejor para los seres humanos.
Soy una defensora y amante delos animales, y aún así, ¡cuánto tardé en enfrentar la hipocresía! amar a mis mascotas y echar a la olla otros seres, tan dignos de amor y respeto como mis gatos y perros. Hemos sido diseñados por nuestro Creador para alimentarnos de plantas y convivir armónicamente con los demás animales. Soy cristiana y lo menciono porque adhiero a las creencias de la Iglesia Adventista del Séptimo día, que ha hecho del vegetarianismo su bandera desde hace más de siglo y medio.
Y aun así, me tomó casi 4 décadas de vida darme cuenta que no bastaba con saber la teoría, y que debía ponerla en práctica. Esa decisión fue una de las mejores que he tomado en mi vida. Me abrió las puertas a un mundo de muchas satisfacciones. Disfruto mucho de cocinar para otros y encontré la oportunidad de hacer de mi afición un servicio a los demás. Desde hace 5 años doy clases de cocina vegana como voluntaria. Con un grupo de hermosas personas que comparten esta filosofía. Nuestro objetivo es ayudar a la gente en la transición hacia una dieta basada en vegetales.
Han pasado ya cientos de personas por estas clases y cada vez me gusta más lo que hago. Experimento con recetas que tomo libros y de internet y las adapto a los ingredientes disponibles en Buenos Aires y a los gustos locales. Mi salud es excelente, me considero una persona feliz y bendecida.Sueño con algún día no muy lejano dedicarme como ocupación principal a actividades que promuevan la vida saludable y el cuidado del ambiente. Por ahora sigo con mi trabajo, que afortunadamente me deja todavía algo de espacio para compartir lo que aprendo y lo que voy experimentando, tratando de hacer del mundo un lugar un poco mejor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario